Roma: gelatto, porchetta y una pluma de cristal

Un recuerdo único de mi último viaje