Mi buzón en Navidad

Mi relación con el correo postal constata mi teoría de que no se puede ser más contradictoria que yo: me encanta recibir correo postal, pero soy un horrooooor para enviarlo. Tardo mucho en responder y no es que me lo curre yo especialmente por dejarlo bonito. También se da el caso de que lo envíe…