En este momento estás viendo Revision Bullet Journal 2021 I

Revision Bullet Journal 2021 I

El año pasado había empezado una serie de post sobre las últimas actualizaciones de mi Bullet Journal. Con ellas quería compartir todos los cambios que había hecho y si había aprendido algo con ellos con tal de que te pudieran parecer útiles o que tu pudieran resonar.

Lo había dejado bastante de lado, pero a finales de 2020 incorporé un nuevo hábito en mi sistema que me ha traído bastantes enseñanzas. Ponte cómoda que te lo cuento.

Revisión semanal.

Algo aparentemente tan sencillo como hacer una revisión consciente de los objetivos y planes de la semana me he enseñado ya no solo bastantes cosas sobre mí misma, si no a aprender a organizarme con más cabeza.

¿Recuerdas esa sensación de llegar a todo lo que te propones? Pues a esa sensación me refiero.

¿Cómo lo hago?

Antes de continuar, tengo que decirte que la revisión semanal está adaptada de como la explica Marina Díaz en su curso Bullet Journal Power (ahora mismo el curso no está disponible, pero te recomiendo encarecidamente que le eches un vistazo a su blog y su newsletter).

Y ya entrando en materia, te explico:

Planificación inicial

Los domingos por la tarde me suelo reservar un ratito por la tarde y empiezo consultado mi calendario mensual centrándome solo en la semana que va a comenzar. Esto me da una sensación de cómo de cargadita va a ir mi semana: si hay muchas reuniones, algún otro médico que visitar o algún deadline importante por ponerte algunos ejemplos.

Cuando ya tengo una idea aproximada, es cuando voy a mi “Revisión Semanal” y escribo dos listas: Objetivos y Hábitos. Estas son las más importantes para mí y las que mejor me han funcionado hasta ahora, pero quizás tú puedas cambiarlas a tu gusto hasta encontrar la que mejor se adapte a ti.

La lista de Hábitos es la que no suele cambiar. Me centro en todas aquellas acciones o hábitos que no quiero descuidar porque tienen un impacto directo sobre mi vida y mi salud. Por ejemplo, en las últimas semanas se repite:

  • Leer todos los días 15 minutos antes de acostarme.
  • Completar mi plan de entrenamiento lunes, miércoles y viernes después de trabajar.

*Fíjate que son acciones medibles, concretas y que tienen un momento ya asignado donde cumplirlas.

La lista de Objetivos es lo que más cambia de semana en semana. Generalmente me marco un objetivo relativamente grande que puedo ir desgranando en acciones más pequeñas a lo largo de la semana. Por ejemplo, la semana pasada tenía que encontrar un Steuerberater (asesor fiscal) para hacerle una consulta sobre la declaración de la renta. Decidí que ese iba a ser uno de los objetivos de la semana y cada día de la semana iba desgranando el objetivo en pequeñas acciones, del tipo:

  • Hacer una búsqueda de asesores fiscales en mi zona que hablen español.
  • Seleccionar los 10 mejores valorados.
  • Seleccionar los 3 más cercanos o de más fácil acceso.
  • Enviar correo para solicitar una cita.

Revisión

Este es el punto clave de la cuestión.

De nuevo el domingo por la tarde, justo antes de planificar la siguiente semana, reviso si he cumplido o no mis objetivos y mis hábitos y me tomo cinco minutos para dejar por escrito:

-De lo que me siento orgullosa. Quizás no los he conseguido todos, pero sí alguno que me ha costado y estoy contenta de haberlo quitado de delante.

-Las piedras en el camino o aquellos acontecimientos por los que no he podido conseguirlos. Igual me he puesto mala y no he podido hacer nada o ha surgido cualquier otro imprevisto.

-Lo que me genera curiosidad: todos aquellos comportamientos o pequeñas lecciones por las que creo que no he cumplido con lo que me había propuesto. Este punto, si se contesta de manera brutalmente honesta, creo que es el más revelador. Mis respuestas muchas veces varían entre “he sido demasiado indulgente conmigo misma” o “simplemente no me apetecía una mie*da hacerlo”.

¿Qué he aprendido?

Son ya varias semanas practicando esta revisión y tengo varias conclusiones o aprendizajes.

La primera es que contestar honestamente a por qué no he hecho lo que tenía en mente a veces puede ser un poco duro, pero si se hace de manera amistosa (hablándose bien a uno mismo), me ha descubierto comportamientos de mí misma que al ponerlos sobre la superficie se hacen más fáciles de cambiar o abordar.

Y lo segundo y más importante es que tiendo a dejarme llevar por una “fuerza exterior” que me empuja a tener la sensación de tener que hacer constantemente. De sentirme poco válida si no meto un montón de cosas por hacer en mis planes semanales. Generalmente esto suele llevar a dejar muchas cosas sin hacer y una sensación de agobio y frustración que me machacan.

Por eso te decía que procuro no proponerme muchas cosas a la semana y balancear entre semanas varios aspectos de mi vida. Igual una semana prefiero centrarme en estudiar alemán más a conciencia y otras quiero invertir más tiempo en investigar cosas que me gusta. O simplemente quiero no tener mucho que hacer y dedicarle más rato a mis hábitos. Desde luego, no quiero una vida guiada por más planes asfixiantes sino más presente y consciente.


Espero que mi experiencia pueda ayudarte de alguna manera y que, como siempre digo, te animes a explorar en tu bujo más allá de meras citas y tareas y observar aquello que te puede enseñar sobre ti misma.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. ¡Hola Carol!
    Antes de nada muchísimas gracias por este post por que me ha super encantado y además me viene de perlas. Ya sabes que yo también soy la reina de la organización y que lo apunto absolutamente todo, pero eso de analizarlo después pues no lo hago… no te voy a mentir jejeje y me parece una idea buenísima y que puede ayudarnos mucho. Hasta ahora lo único que hacia era ir tachando y moviendo esa actividad de un día para otro hasta que conseguía quitármela de encima. Y este método me parece genial, por que algunas se suelen atragantar y el analizar por que pasa eso me parece fascinante. Así que te lo copio descaradamente.

    Besines y feliz semana.

    1. Alba, me alegro un montón que lo encuentres útil. Yo también me pasé temporadas tachando y moviendo sin sentido. Y muchas otras veces, metiendo un montón de actividades en una sola tarde, ¡como si fuera un robot! Y de eso nada, monada, jajaja. Así que si lo pones en marcha, espero que te sirva. Ya me cuentas.

  2. amvelandia

    Qué bueno ver cómo lo haces, gracias. Desde que te lo cacé al vuelo en Instagram lo implementé en seguida, claro que a mi manera. Los imprevistos los incluí hace poco desde que también te lo vi (aún no ha habido ninguno, por suerte, pero verlo ahí me hace saber que desde la previsión tienen cabida los imprevistos). La revisión semanal me resulta muy útil, me ayuda a ser consciente de patrones y logros que en mi inercia pasan desapercibidos. Y de cara a la revisión mensual me ahora mucho tiempo.

    1. Me encanta que digas que lo has adaptado a tu manera. Es lo que más agradezco de estos tips y del método original: que cada uno lo llevamos a nuestro terreno para sacarle partido. A parte, el tema de los logros. Creo que están muy infravalorados y darnos el permiso de festejarlos es un chute de motivación. Me alegro que te haya supuesto una ayuda y muchas gracias por tu comentario 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.