En este momento estás viendo ¿Bullet journal en agenda? ¡Sí, se puede!

¿Bullet journal en agenda? ¡Sí, se puede!

Hoy vengo con un post altamente subjetivo y que quizás levante ampollas entre los más puristas del mundo bullet journal, pero ¿qué quieres que te diga? Me gusta el riesgo.

Te invito a que me acompañes en este post, tanto si estás dudando entre adentrarte en el mundo bullet journal como si ya eres una pro en la materia. Te ofrezco unos cuantos trucos para empezar sin complicaciones y si eres ya master pro me encantará debatir contigo qué te ha parecido mi propuesta.

El inicio: empezando a planear.

Imagínate el siguiente escenario: tu vida es un caos, no sabes en qué mundo vives y sientes que no llegas a todo. Es hora de empezar a organizarte y decides a San Google para preguntarle “¿Cómo puedo empezar a organizarme?” o “métodos de organización y planificación”.

Estoy segura de que si te sientes tentado a seguir por la parte analógica -tirando de papel y boli- el Bullet Journal será una de las entradas con más éxito. Y me apuesto que lo siguiente será consultar en Instagram o en Pinterest otros usuarios que ya lo estén utilizando y, oh-surprise, verás un mundo lleno de creatividad que quizás te eche para atrás.

Bujos
1 / 2 / 3 Todos ellos absolutamente preciosos, pero quizás requieran de mucho tiempo.

“Pero si ando como pollo sin cabeza, ¿cómo voy a ponerme yo a hacer tantos colorinchis y dibujines? No, no, no, esto no es para mí”.

¿Te sientes identificada? Tranquila, I’ve been there too.

El método Bullet Journal explicado por Ryder Carroll

Si realmente te interesa el método, quédate con esta palabra: método.

Ryder Caroll, el creador de este método, lo trajo al mundo allá por 2014 para organizar distintas áreas temporales de su vida: organización a corto, medio y largo plazo teniendo en cuenta el pasado.

En la descripción de cómo poner este método en práctica verás que en un mismo cuaderno se aúnan la planificación diaria y futura donde la clave está (de manera hiper sencilla) en:

  1. Planificar todas esas tareas que quieres llevar a cabo la semana/mes/trimestre/año que viene.
  2. Traerlas al momento presente.
  3. Arrastrar al presente las que se van quedando atrás.

Pudiera parecer que ninguna agenda que se precie pudiera ayudarte a hacer todo eso, ¿o sí?

A la gallega: todo depende

Que ningún gallego se me ofenda (que a los efectos somos primos hermanos), pero a mi modo de ver una agenda SÍ puede servirte a modo de Bullet Journal aunque dependiendo de tus necesidades.

Te voy a contar algo: cuando iba al colegio, cada año nos regalaban una agenda tipo vista semanal. Yo apuntaba las asignaturas que tenía cada día y los deberes que tenía que tener listos para el día que tocara. Si surgía algo más lo apuntaba el día que tocaba hacerse: ese mismo día o más adelante en la semana.

Agenda con vista semanal, del tipo que solía utilizar en el colegio.

¿Ves alguna diferencia con el registro diario y registro semanal que propone el método Bullet Journal?

YO CREO QUE POCAS

Además, una de las primeras cosas que preguntábamos al principio de cada trimestre era cuándo íbamos a tener los exámenes finales. Y allí íbamos corriendo, a un apartado mensual de nuestra agenda a apuntar todas las fechas importantes.

¿Y esto se parece en algo al registro futuro?

YO DIRÍA QUE SÍ.

Si te paras a reflexionar de nuevo en cómo planificar las tareas según el método Bullet Journal, el formato físico en que lo hagas me parece hasta un tanto irrelevante.

Agenda al principio.

“Mira, Carolina, que es que yo no quiero complicarme la vida, sólo quiero organizarme.”

¡Estupendo! Yo tampoco. Aquí la vida va de ir al grano y ganar tiempo en lo que para ti es importante.

Por eso, si estás considerando adentrarte en el método bullet journal, pero no te quieres complicar, personalmente te sugiero lo siguiente:

  1. Que primero te leas cómo funciona el método. Recuerda que puedes consultarlo aquí. Eso sí, está en inglés.
  2. Hazte con una agenda. La que creas que mejor servicio te vaya a hacer al principio.
  3. Pon en práctica los principios del Bullet Journal en tu agenda.

Si empiezas “pequeño” y ayudándote de lo que ya conoces tienes bastantes posibilidades de que sigas adelante.

Consejos adicionales

La agenda al principio te puede suponer una ayuda en el sentido en que la unidad de tiempo ya viene definida (mes, semana o días y la mayoría de agendas combinan estas dos o tres de ellas) y puede suponer una descarga mental el no tener que preocuparte de escribir el día que toca.

La gran desventaja que le veo a una agenda es que es un sistema muy “rígido”. Si te decantas por una configuración que de repente no es la más adecuada para ti no vas a poder cambiarla sobre la marcha. Por ello, te recomiendo que no te dejes mucho dinero en una agenda supercool al principio. Con una agenda normalita y acompañarla de planner super chulos, puedes hacer el apaño hasta encontrar tú configuración. Y en este post te doy algún truco adicional para convertir tu agenda un poquito más pro.

Si no quieres comprarte ninguna agenda y sólo quiers probar, te recuerdo este otro post donde te doy una idea de cómo hacerte un híbrido casero entre agenda y bullet journal para que puedas probar y juzgar por ti misma sin gastarte apenas un duro.


¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Crees que te animan un poco más a empezar con el método? Y si eres ya usuaria del Bullet Journal, ¿te sientes identificada con alguna de las ideas o lo ves totalmente diferente? Sea como sea, me encantará escucharte en comentarios.

Si por el contrario sigues teniendo dudas o hay cosas que no te queden claras, dímelo más abajo y prepararé un post con más info y recursos para ponerte a planificar ¡a la de ya! Y empezar a dejar tiempo para todo eso que importa. Para hacer de lo cotidiano algo extraordinario.

Esta entrada tiene 11 comentarios

  1. Yo utilizo el método Bullet Journal en agenda. Por cuestiones de tiempo me viene mejor tener ya prehecho el tema de calendarios, semanas y demás. Uso agenda de anillas y añado las listas que necesite o las hojas con material extra que precise y ya está.

    Un saludo.

    1. Me encantas, Isa. Yo lo utilicé también así al principio, sobre todo en el trabajo para tener siempre las semanas/meses preparados y apuntar fácilmente los plazos de entrega.
      Gracias por tu comentario 😉

  2. ¡Hola Carolina!
    Antes de nada te felicito, me he reído un montón con tus automensajes y comentarios entre las explicaciones jejeje y segundo por que este post era super necesario, como se dice ahora “se tenia que decir y se dijo”.
    Ahora parece que el bujo es Dios y todo gira en torno a el, pero es verdad que muchas veces no se adapta a tus necesidades o no te haces a el y pues también esta bien. Yo por ejemplo hago una mezcla jejeje tengo una filofax con sus recambios de agenda en semana vista que me apaña super bien para la organización semanal, y luego le añado yo los inserts que necesito con otros temas (cosas del blog, ideas para DIYs o recetas, organizador de gastos, trackers varios, ya tu sabeh) que hacen las veces del bujo, y así me monto mi propio sistema que cubre todas mis necesidades. Y ya estaría jajaja

    Besines.

    1. Cómo me gusta cuando me dices que también te has reído leyendo la entrada.
      En realidad a las que usáis filofax os envidio un montón. Me parece un sistema PERFECTO para montártelo a tu manera y encontrar fácilmente lo que mejor te va. Digo envidia porque no soporto las anillas, no sé cómo ni cuando les cogí una manía persecutoria que ya no me quito de encima.
      Y oye, a ver cuando nos enseñas tu agenda en el blog, que ya hace tiempo que no la vemos 😉

  3. Fernny

    Pues yo me complico la vida! Jajaja es broma.
    En realidad amo el método que encontré para mi aunque no lo sigo a raja tabla porque estoy aprendiendo a darme mis descansos.
    Lo que yo hago es anotar todos mis eventos a futuro en Google Calendar (por mi actividad es imposible que recuerde todas mis citas del mes si las apuntó de un día para el otro). Entonces por la noche o por la mañana paso todos los eventos a mi agenda con las horas que trae mi agenda de vista diaria y en los huecos que quedan pongo las tareas que tengo que hacer que no tienen un horario especifico siguiendo la clave del bullet, solo porque me gusta.
    Tengo un cuaderno donde pongo los trackers tan populares del bullet, esto por diversión y porque la parte emocional es tan importante como la organizacional.
    A lo.mejor alguien me lee y se anima a seguir mi “bochinche”.

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario! Pues sí, ojalá alguien te lea y se anime a probar porque me parece una idea estupenda de cómo combinar agenda, bujo y mundo digital. Y me gusta también la apreciación que has hecho: darle valor no solo a lo organizacional sino también a lo emocional. Muy, muy interesante. Muchas gracias de nuevo

  4. Aurora

    Me adentré en el mundo del bullet journal el pero año del mundo para empezar a organizarme, pero gracias a eso conseguí llegar a mis metas (unas más y otras menos), aunque hay cosas del método que para mi no funcionan, voy a base del prueba-error, un mes lo hago de ésta manera que me resulta rápida y graciosa, otro mes tengo más tiempo y me apetece dedicarle horas para ponerlo bonito… Al final las cosas que me sirven son las que se quedan de un mes a otro y de repetirlas cada vez las hago más rápido.
    Personalmente, las fotos pinterest y los maravillosos IG que hay, me motivan para algún día poder hacerlo así de bonito cuando ya sea funcional.
    Aunque una cosa que he notado mucho, ha sido el registro futuro, ya que yo siempre iba al día que tenía la entrega y la anotaba y muchas veces no me acordaba hasta la semana de antes o la misma, ahora con el registro futuro apunto todos los pendientes y a principio de cada mes lo paso a la vista semanal y así me refresca la memoria.

    ¡Muy buen post!
    Un beso 🙂

    1. Aurora, ¡qué bien que el bujo te haya ayudado con tus metas! Doble enhorabuena porque como bien dices, empezar en la pandemia no ha debido ser nada fácil que digamos.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Te mando otro besote de vuelta.

  5. Estoy de acuerdo contigo en que el método es similar tanto si usas una libreta que conviertes en bullet journal como si tomas de base una agenda. Imagino que la diferencia está más bien en que haciéndola de cero sobre una libreta ahorras papel y no te ves tirando agendas casi en blanco año tras año.

    Yo en casa soy de agenda, pero en el trabajo uso una libreta A4, en la que combino mil historias: las tareas, los pedidos a los proveedores, las anotaciones relativas a incidencias, etc. Me encantaría usar libreta también en casa, y ponerla bonita, pero ya lo he intentado y no es para mí. No tengo ese don de organizarme en bonito.

    Me ha gustado mucho el post y tu reflexión.

    1. Para mí, una de las grandes ventajas que le veo a tener un cuaderno es esa, que siento que no desaprovecho nada de espacio. Y ahora que no nos oye nadie, en el trabajo uso libretas que combinan tareas con citas y apuntes y no hay cosa que más me guste que verla llena de borrones. Viva el manchurrión! jajajaja.
      Dicho esto, me alegro que te haya gustado la reflexión. Y muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.