Como ser una expat de vacaciones y no morir en el intento.

Como buena expatriada, mis vacaciones de verano no son para irme a lugares exóticos sino para ir a visitar a la. La famiiiiiliaaaaa.

Si tú también estás en mi misma situación, sabrás que no es tiempo de relax precisamente. Si aún no has experimentado esta “maravillosa” experiencia, pero pronto vas a pasar por ello o simplemente este verano vas a pasar mucho más tiempo ocioso con tus más queridos, aquí te van mis truqueles para no perder la cabeza en el proceso.

Planifica, planifica, planifica y planifica

En Alemania es muy normal que cuando quieras irte a cenar con tus amigos, o hacer cualquier plan ocioso, tengas que planificarlo con semanas de antelación, buscar un día que mejor os venga y apuntarlo en el calendario.

Creo que es de lo que más choca con nuestra cultura porque apenas hay espacio para la espontaneidad. Sin embargo, tu tiempo es limitado y te parecerá que las personas que quieren quedar contigo para verte se han vuelto infinitas.

Te recomiendo que abras tus grupos de WhatsApp y empieces a programar todas esas cenas y quedadas y las vayas apuntando. Tranquilo, no hiperventiles aunque veas que son muchas.

Haz repaso de tus “tareas pendientes”

En contra del espíritu vacacional, quizás ahora que estás en casa sea buen momento para repasar si tienes todos tus papeles en orden. Yo, por ejemplo, solo puedo renovar el DNI en España y coincide que me caduca en fechas próximas a cuando vaya a visitar a mi familia. Me ha faltado tiempo para reservar cita para ir a renovarlo.

Quizás también te interese hacer alguna “puesta a punto”. Yo llevo 5 años viviendo fuera y solo, solo, solo voy a la peluquería en España. ¡Y al fisio! Nada como mi fisioterapeuta. Te sugiero que, si puedes, escojas un día para juntar todas esas citas y tener el resto del tiempo libre para lo que de verdad importa.

Experimenta la relatividad

Ya tienes toda tu agenda lista, ¿verdad? Ya sabes cuándo vas ir a ver a la Tía Puri y de tarde quedar con los antiguos compañeros de departamento. Irás al día siguiente con tu madre de compras y enganchar el vermút con tu gente de la facultad, ¿verdad?

Pues siento decirte lo siguiente, pero ahí va: no lo vas a lograr.

Es un hecho que subestimamos el tiempo que nos pueden llevar las cosas y esta situación no escapa a la norma. Además piensa que vas a ver a gente a la que hace tiempo no ves. En vez de un par de horas con la Tía Puri quizás te tengas que quedar a comer porque querrá cebarte como si no hubiera un mañana. Y si quedas para un vermú… Vamos, ¿quién no ha enganchado cena con vermú? Recuerda: estás de vacaciones, es probable que pase.

Así que por si acaso cuenta que lo que te pueda llevar un par de horas, quizás se alargue más del doble.

Prioriza el tiempo de calidad

Recuerda, estás de vacaciones. Necesitas este tiempo para poder recargar pilas. Y si bien es verdad que las risas con los amigos y la familia son de esas cosas que sanan el alma y alegran el corazón, no se trata de hacer una gymkana para cuadrar todos los compromisos y perder tu energía y ánimos en el intento.

Por mucha pena y rabia que te dé, habrá gente que quedará sin visitar y cosas que quedarán por hacer. Lo más importante es que dediques tiempo a todo aquello que te pueda hacer más feliz (parezco Mari Kondo).

Manda tu planificación a la mierd*

¿Ves cuando en el punto uno te dije que no hiperventilaras? Si has llegado a ese punto, respira hondo y mándalo todo a tomar aire fresco. ¡Son tus vacaciones! No es tiempo para ahogarse en un millón de compromisos, sino para relajarse y disfrutar.

Así que no te preocupes. Como todo, esto es un aprendizaje. Todos, cuando volvemos a casa después de largo tiempo, tenemos ganas de hacer un millón de planes que luego se reducen a la mitad. Si a ti también te pasa, no te martirices, no seas duro contigo mismo si no llegas a todo. Tu gente lo entenderá. Relájate y disfruta.


Si todo va como lo planeado, cuando leas este post ya estaré en España. He planificado un par de cenas y que mi madre me tenga fría la sidra cuando llegue. Aprovecharé para renovar el DNI y ver a mis directoras de tesis y finiquitar artículos que tenemos pendientes. Como no pienso petar los días de cosas por hacer, me llevo mi waseldori tamaño passport, que será suficiente para tener en cuenta ese par de citas importantes y las que puedan surgir. Así que me despido hasta la vuelta, que prometo, no tardaré mucho en volver.

Espero que estos tips te puedan servir de ayuda o, si conoces a alguien a quien le pueda ayudar, no dejes de compartírselos.

2 respuestas a “Como ser una expat de vacaciones y no morir en el intento.

  1. Esto me recuerda a cuando bajo unos días al pueblo: intento planearlo todo con un par de semanas de antelación y al final no acabo haciendo ni la mitad de planes que tenía pensados. Siempre alguien se raja o no está en esas fechas. Y la conclusión final es algo que has dicho tú en el post: no haces todo lo que tenías pensado, pero a cambio haces cosas improvisadas, que también molan mucho 😀 En resumen, que me han encantado los consejos (y me han ayudado a no sentirme tan psicópata cuando quiero cuadrar 8 citas en un fin de semana y me paso los días previos a vueltas con el teléfono y la agenda).

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegra que te hubieran gustado los consejos, a veces me considero una auténtica psicópata, porque intento planear cuatro cosas simples y luego organizarme alrededor de esas y nunca, nunca, nunca sale como yo me esperaba. Creo que por eso cada vez organizo menos y me dejo llevar jejeje.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s