Desayuno 3S: sano, sabroso y sostenible.

¿Sabéis cuál es una de las cosas que más me gusta en el mundo mundial? DESAYUNAR. Es el mejor momento del día. Preparar un café caliente,dejarte inundar por ese olor que sabe a “casa”; mientras, seguir preparando el resto del desayuno: dulce, salado, mucha o poca cantidad, me es igual. Terminar sentándome cuando está todo listo y disfrutar poco a poco de cada bocado.

Es una especie de ritual que es como una meditación, es mi momento de disfrutar. Pero claro, en esta vida de locos y el ritmo frenético con el que lidiamos hace que muchas veces mal comamos, dediquemos escasos minutos a nuestra alimentación o que simplemente nos la saltemos, otra opción tan válida como la contraria siempre y cuando llevemos una dieta equilibrada.

Si por el contrario sois como yo, de disfrutar de la primera comida del día como si fuera un manjar, os voy a dejar mi receta por excelencia a la que soy fiel desde hace años y no me canso. Y de paso, te comparto mi “rutina” para ahorrarte quebraderos de cabeza 😉

Receta de un desayuno 3S

La receta que te voy a compartir es la que me preparo de lunes a viernes porque me permite ahorrarme tiempo a los fogones y me lo puedo llevar conmigo al trabajo perfectamente.

Aquí te va la receta base:

-Media taza de leche.
-Cuatro cucharadas de yogur.
-Una pieza de fruta picada.
-Cuatro cucharadas soperas de copos de avena.
-Frutos secos.

Como ves es súper sencilla, tan solo tienes que mezclar todos los ingredientes. Y lo bueno que tiene es que admite un montón de variaciones; por ejemplo, si no te gusta la leche de vaca, puedes poner leche vegetal; si eres intolerante a la lactosa, puedes añadir leche y yogur sin lactosa; puedes variar el tipo de fruta y añadir la que te apetezca o de temporada, y lo mismo con los frutos secos. Para redondearlo, puedes añadirle además un mix de semillas. Yo suelo usar semillas de lino y calabaza.

Rutina anti-excusas.

Yo no sé tú, pero por las mañanas me levanto en piloto automático y no me da la cabeza ni para pensar ni para hacer mucho más allá de lo básico. Tanto es así, que hasta la ropa la dejo preparada el día anterior. ¡Así que lo mismo con el desayuno!

No hay excusa: de la que te levantes a recoger los platos de la cena, en un pis pas pelas la fruta, añades todos los ingredientes ¡y a la nevera! No me dirás que no es sencillo. Te olvidas de ello hasta el día siguiente y por la mañana sólo tienes que sacar tu desayuno ya listo y sentarte a desayunar o llevártelo como yo.

Además, la avena tiende a absorber parte del líquido dejando una textura –que a mí me encanta– tipo gachas o porridge, que está más de moda; no en vano puedes encontrar variaciones de esta receta bajo el nombre de “overnight oats“. Y al estar de nevera puedes disfrutar de un desayuno fresquito o darle un golpe de calor al microondas si eres de desayunar caliente.

La tercera S: sostenible.

Hasta hace poco tenía un recipiente muy mono, muy cuqui él, pero que desapareció de la noche a la mañana. Hizo >puf< y se esfumó. Y ya estaba yo toda lista y dispuesta para ir a comprar otro hasta que vi de refilón mi “colección” de frascos para ir a llevar a reciclar y se me encendió la bombilla: ¿qué tal usar cualquiera de esos frascos a modo de táper? Y ni corta ni perezosa: al agua hirviendo para desinfectar bien, un poco de detergente, alcohol y listo para usar.

Como sabéis, la regla de las tres erres dice que debemos reducir, reciclar y reutilizar. Mi frasquito reutilizado no es que sea un gran avance, pero un pequeño gesto, seguido de otro, sumado de otro… efecto bola de nieve. Y eso es a lo que quiero animaros, a que por pequeños que sean, os animéis con pequeños pasos.

Conseguir una vida totalmente sostenible es un proceso de esfuerzo y cambio de hábitos que no se consigue de la noche a la mañana, pero que con mimo y compromiso, acaba calando en nuestras vidas y es una herencia a generaciones futuras.

¿Quieres un plus extra? Pinterest está lleno de tutoriales para tunear tus recipientes y hacerlos así más bonitos y llamativos. Date un paseo, busca un DIY que te convenza y te motive a empezar. Ya ves, también podemos hackearnos fácilmente 😉

Espero que te haya gustado el truquele y la recomendación de hoy. Ya sabes, soy toda oídos en comentarios: ¿a ti también te gusta desayunar tanto como a mí? ¿Y cuál es tu desayuno favorito?

Carolina

p.d. Espera, no te vayas todavía, necesito preguntarte algo, ¿te has suscrito ya a la newsletter? Me he enrolado en una colaboración que no tiene mucho que ver con el bullet journal, pero que estoy segura que le puedes sacar partido. Si quieres saber más y con más detalle, te lo cuento todo en la próxima newsletter.

2 respuestas a “Desayuno 3S: sano, sabroso y sostenible.

  1. Esto me lo hacía yo hace unos años, con una dieta que seguí. Creo recordar que preparaba los tarros con unos tres días de antelación; es decir, sólo hacía dos tandas a la semana, pero para todos los días. ¡Es comodísimo y está muy bueno!

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo hubo un tiempo que preparaba gachas como para una semana, y aunque era cómodo, se me quedaban como un mazacote después de dos días. Esta versión es la que más me convence desde hace meses. ¡Me alegro que a ti también te guste! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s