Batchcooking: el placer de la cocina y la organización unidos

Que me encante planificar es todo un hecho. Que me encante “procrastinar bonito”, como diría Asclepia, también. Pero si hay algo que me gusta más que eso es comer; no cocinar, ¡comer! Y el buen yantar es gran enemigo de la pereza, pecado capital que me acompañan desde siempre.

Mentiría si dijera que nunca he comido cualquier cosa que hubiera a mano con tal de salir del paso, o que yogur con cereales nunca ha sido mi cena por defecto o cualquier otro cliché de “desastres gastronómicos” que acaban en pesadez de estómago, mal humor y alguna que otra visita indeseada al baño.

Hacer de la comida casera una prioridad tiene todas las papeletas para ahorrarte todos los quebraderos de cabeza que acabo de mencionar. Y me dirás “sí, claro, ponte tú a cocinar todos los días cuando no me da la vida“. Normal, yo también he estado en esa situación.

Por eso el batchcooking tiene los ingredientes necesarios para sacarnos del atolladero. Puede que este término no te suene de nada, pero seguramente lo conocerás de madres y abuelas y sabiduría popular, porque no consiste en otra cosa que cocinar durante un día y que dure para varios. Vamos, algo parecido al contrabando de tuppers con que nos halagan nuestras señoras madres.

Si todavía no lo has probado y quieres organizarte un poco mejor en la cocina, hoy te voy a contar algunos de mis truqueles para ir haciéndote con ello.

Cómo empezar el camino para hacerte un pro en el batchcooking

Vamos a ir atajando las primeras fases, cómo no, a golpe de papel y boli y un poquito de reorganización.

Tiempo de organizar.

Te recomiendo que busques un momento a la semana, cuando mejor te venga, para que puedas pensar en qué cocinar para el resto de días. Si no eres de mente ágil, como es mi caso, te diría que cojas tus libros de cocina, tu tablero de Pinterest de recetas y selecciones algunas ideas.

Yo por ejemplo me suelo sentar un ratito los sábados después de desayunar y antes de ir al mercado para idear qué puedo preparar para la semana siguiente. Busco algunas recetas que tenga guardadas, otras que, con el tiempo, sé que me funcionan o busco entre mi bullet journal algunas que haya apuntado porque quiero probar.

*Tip extra: procura buscar alguna base que te pueda servir para varios platos, como un arroz, sopas o guarniciones. Cuanto más versátil, ¡mejor!

¡Boli y papel!

Esta es la parte que más nos gusta, ¿o no? Coge el memo pad más bonito de tu lista, un boli o pluma chachi y empieza a escribir:

1. Las recetas que quieres preparar

Este paso te lo puedes saltar y pasar directamente al segundo, pero a mí me gusta verlo todo luego escrito, porque te parecerá una tontería, pero tengo la teoría de que mi estómago me trolea y a veces soy capaz de elegir tres recetas de pasta y no incorporar ninguna verdura, ¡o al revés! Y lo que buscamos es equilibrio.

2. Menú semanal

Escribir de nuevo: esta vez apunta qué comer cada día de la semana. Yo lo hago por dos motivos. El más importante: olvidarme de pensar “qué comemos hoy”. Esta pregunta me repatea y saber que no me la tengo que plantear, si no solo ir a ver la lista de comidas me da mucha paz.

Y segundo, porque anotando tus menús, puedo ir viendo lo que me gusta, lo que me funciona, lo que no e ir repitiéndolos a lo largo del año ahorrándo un montón de tiempo.

3. Ingredientes

¡Escribe otra vez! Ahora es momento de anotar todos los ingredientes que necesites y elaborar tu lista de la compra. Yo no sé ir a comprar sin ella y está más que demostrado que cuando no la llevo, acabo comprando el doble de lo que necesito y usando la mitad de lo que pensaba. Resultado: derroche de tiempo y comida que me ponen muy nerviosa.

4. Llegó el momento, ¡manos a la masa!

Ahora sí, este es el momento de meterte en faena y probar tus dotes culinarias. Una vez con toda la compra en casa, reservate un par de horas o tres (yo suelo cocinar los domingos), apaga las redes sociales, ponte tu música favorita ¡y a tope con la cocina!

Puede dar un poco de vértigo, pero la sensación de que llegue el lunes de noche y que no tengas que ponerte otra vez a los fogones es maravilloso. Y si esto mismo se repite martes, miércoles, jueves noche… ¡brutal!

Mil y un ideas

Puede que ya seas todo un experto en la materia, pero que estés estancado con las recetas preparando siempre sota, caballo, rey. Sin embargo ahí fuera hay todo un mundo de posibilidades.

Si no sabes muy bien por dónde empezar a preparar tus menús, te recomiendo que te hagas con alguna revista de recetas de comida con productos de temporada.

En el grupo de Realfooding the facebook se comparten ideas geniales con la premisa de que sean todas basadas en productos no ultraprocesados. Mi favorita: la receta de creps de espinacas que me solucionan cualquier cena.

Para los más top, os recomiendo probar la lista de la compra inversa, de Alicia, que se basa en elaborar menús con los ingredientes que tengamos en casa y así evitar derroches de comida innecesarios.

Y si tenéis los días extravagos y no queréis esforzaros demasiado, Cristina Ferrer comparte sus listas de batchcooking semanal y os comparte algunas recetas que están de rechupete.

Y por último, si te gusta el mix de receta resultona-fácil-rápida, te dejo mi Pinterest donde voy anotando todas las recetas que me parezca que reúnen esos tres requisitos.

Así que ya sabes, ya tienes una excusa más para sacar toda tu papelería bonita a relucir y tus dotes organizativas para comer mejor sin despeinarte. Y cuéntame, ¿también conocías el batchcooking? ¿Eres fan de esta práctica?

2 respuestas a “Batchcooking: el placer de la cocina y la organización unidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s