Hablando de Ciencia

¡Hola, qué tal!

¿Cómo vamos terminando esta semana? La mía está siendo una semana de ciencia, de mucha ciencia. Para los que hayáis caído por aquí recientemente, os pongo al día: tengo la suerte de dedicarme a lo que más me gusta desde los 15 años: la ciencia. Trabajo en investigación, actualmente en el campo de la biología molecular en el ámbito médico. Como os digo, simplemente men-can-ta.

El lunes pasado, 11 de febrero, se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y, a pesar de que mi participación fue muy escasa, parece que he cogido el rebujo y estoy con las energías casi renovadas.

Tenía ese día presente también en mi bullet journal, ¡no miento! 😉

A parte de todo el subidón de energía que ha sido tachar tareas de mi lista relacionadas con trabajos pendientes, las dos últimas semanas, y con motivo del 11.02, han dado lugar a algunas reflexiones interesantes con mis compañeras, casi todas ellas mujeres, y cierta desconexión/incomprensión con nuestros colegas varones.

Así que he pensado que por qué no trasladar el mensaje a esta, mi pequeña casa. Y para empezar, quisiera compartiros un 2×1: la página web de Mujeres con Ciencia, repleta de historias y biografías de mujeres inspiradoras, como la que compartieron hace unos días: la charla TED2018 de Kirsty Duncan. Os dejo el enlace para que podáis ver su charla.

El discurso de Kirsty hace referencia al derecho o libertad de los científicos para hablar, para poner sobre la mesa verdades incómodas y el deber de luchar por nuestro trabajo (a lo que yo añadiría: y a cuestionarnos nuestros hallazgos de forma crítica). Kirsty, de forma implícita, trae a la palestra una de las reivindicaciones entre los friki-scientists desde hace unos años: el placer de investigar porque sí, o lo que nosotros llamamos ciencia básica: investigar por el mero hecho de generar conocimiento, sin necesidad de tener una aplicación inmediata.

Si hay una pregunta que me han hecho hasta la saciedad es la de “¿y eso para qué sirve?”. Quizás las aplicaciones inmediatas de una investigación no puedan verse a simple vista, y muchas veces durante el proceso nos vemos perdidos sin saber a dónde nos llevan nuestros datos. Lo que tenemos claro es que nos llevan a una dirección, quizás no es la primera que teníamos en mente, pero eso es lo bonito, ¿no creéis?

Sea como fuere, espero que la charla de Kirsty Duncan os inspire, no sólo a aquellos que os dedicáis al ámbito científico, si no a todos quienes tengáis un proyecto o propósito entre manos: tomad acción, luchad por vuestros objetivos, no decaigáis.

Y si queréis dejarme un comentario sobre qué os ha parecido, soy toda oídos. Nos vemos en el próximo post.

P.D. Si os gusta esta temática, estad atentos a próximos posts. Vienen nuevos aires por aquí 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: