Pies descalzos

No, no voy a hacer referencia a la canción de Shakira, aunque tentada estoy, sino a esa sensación tan maravillosa de caminar descalzos.

He de decir que soy una friolera máxima y suelo tener los pies fríos de octubre a mayo, pero aquí ha llegado el calor y parece que por una temporada larga, así que no cuesta nada quitarse los zapatos y andar con los pies desnudos por cualquier sitio: por la casa, por el parque, por donde haga falta… ¡y a disfrutar!

La sensación de libertad es muy reconfortante, pero además ¿sabíais que esta práctica también nos puede aportar otros beneficios? En todo nuestro cuerpo tenemos una serie de receptores (propioceptores) que envían señales con información de nuestra orientación respecto al espacio así como de la posición relativa de nuestros músculos o partes corporales respecto a nuestro cuerpo (sistema propioceptivo).

El contacto directo de nuestros pies con la superficie por la que caminamos puede ayudarnos a conectarnos de manera más efectiva con nuestro entorno y a fortalecer nuestra propiocepción, lo que podría traducirse en una mejora del movimiento, y si lo hacemos en superficies irregulares ya ni os cuento.

Si queréis saber un poquito más de este tema, os recomiendo muy, mucho que le echéis un vistazo a este post que habla sobre ello. Y ya sabéis, si tenéis oportunidad, ¡zapatos fuera!

Si no… siempre nos quedará bailar 😉

2 comentarios sobre “Pies descalzos

Agrega el tuyo

  1. ¡Sí, a mí me encanta! En mi casa siempre me regañaban por ello, jajaja. Además de lo que has dicho, es una práctica recomendada que se llama “rooting”, y se supone que deberíamos hacerlo todos los días al menos 10 minutos, tiene un montón de beneficios 😀

    Aquí no hay muchas oportunidades de hacerlo en la hierba o el césped, pero si en la arena de la playa y en casa.

    Le gusta a 2 personas

    1. Anda, ¿”rooting”? No lo había oído nunca, sólo la transición al “barefoot”, pero hasta ahora parece que tiene mucha controversia y se da al debate, pero me parece muy interesante.
      Caminar sobre la arena me parece que es lo más (y lo echo mil de menos). Ahora me tengo que conformar con el césped del parque de cerca de casa 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: