Revisión bullet journal junio 2020: nuevo cuaderno.

Revisión bullet journal junio 2020: nuevo cuaderno.

Desde el año pasado, y cada pocos meses, te vengo hablando de los últimos cambios en mi bullet journal para compartir cualquier truco que pueda ayudarte en tu productividad o para inspirarte y darle un nuevo empujón a tu bullet journal.

Tienes las últimas revisiones aquí y aquí.

Nuevo cuaderno

El cambio más notable desde junio es haber cambiado de cuaderno.

Después de tanto ver los cuadernos Leuchtturm por cada esquina (son de origen alemán), caí en la tentación con esta preciosidad de aquí abajo.

Cuaderno Leuchtturm
Leuchtturm Azul B6 de tapa blanda

Se trata de un cuaderno de tamaño similar a B6. Digo similar, porque es ligeramente más alto: 190*125 mm frente a los 176*125 mm de un B6 estándar.

Tiene un total de 123 hojas de 80 g/m2 punteadas de color ligeramente amarillo. El cuaderno, de tapa blanda, viene con goma elástica, dos marca páginas y bolsillo trasero expandible. Además, viene con pegatinas para etiquetar tanto en la portada como en el lomo.

Las páginas son numeradas y se incluye una tabla de contenidos que hace las funciones de índice.

Detalles Leuchtturm
Resumen de los detalles técnicos del cuaderno

Si tengo que destacar algo de este cuaderno es lo maravilloso que se desliza la pluma sobre el papel. Es una sensación que nunca había sentido antes. Y, a pesar de que se trasparenta ligeramente, el placer de la escritura compensa lo demás.

Como pequeño contra diría que la tinta tarda ligeramente en secarse, o por lo menos comparado con el cuaderno anterior. Esto se traduce también en no poder utilizar subrayadores inmediatamente después de escribir porque se emborrona la tinta. Si no se es demasiado quisquilloso siempre está la solución de subrayar un día después o justo antes de escribir.

Nuevo uso

Una de las cosas que más pereza me daba era tener que preparar el calendario de cada mes. No puedo pasar sin la vista semanal, pero tener que hacerla todos los meses a mano era un poco dolor de cabeza.

Lo he solucionado utilizando un viejo insert de Traveler’s Notebook que tenía abandonado. Lo corté ligeramente para hacerlo en tamañao lo más similar al Leuchtturm y llevo ambos en una funda a la que no estaba dando uso.

Así que he matado dos pájaros de un tiro: quitarme la pereza de encima y dar uso a material que estaba cogiendo polvo en el cajón.

La configuración actual me está gustando mucho. Y no me canso de repetir que el papel de los cuadernos Leuchtturm es una maravilla. El cambio de tamaño además ha sido todo un acierto. Aunque la funda donde los llevo es ligeramente más grande, igualmente siguen siendo una solución muy manejable y no siento que me falte espacio en absoluto.


Estoy deseando que pasen más meses para saber si hay algún otro «pero» o si definitivamente me pasaré a estos cuadernos y este tamaño.

Y si tienes cualquier duda sobre algo que no te haya contado, déjame un comentario y te respondo encantada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.