Revisión bullet journal febrero 2020: 3 hacks para vencer la procrastinación.

Revisión bullet journal febrero 2020: 3 hacks para vencer la procrastinación.

Me voy a repetir como una cebolla y voy a decir, una vez más, que lo que más, más, más me gusta del método Bullet Journal es la flexibilidad que tiene. Puedes cambiarlo, adaptarlo y modificarlo a tu gusto tantas veces como te de la real gana.

Si eres nuevo por aquí, te diré que mi bullet journal se basa principalmente en el sistema original de Ryder Carroll, pero no siempre fue así. Fue cambiando de configuración y de aspecto a temporadas, adaptándose siempre a lo que más necesitaba en ese momento.

Con todo ese vaivén, he aprendido muchas cosas sobre mí misma, pero también pequeños hacks que me ayudan a cumplir mis objetivos y a que eso de la procrastinación sea agua pasada.

Por eso hoy quiero hacer una revisión y enseñarte qué cambios están suponiendo una diferencia en mi día a día.

Di adiós a eso de procrastinar

Planificación semanal.

Todos los domingos me dedico unos minutos, entre 15 y 30, a reflexionar sobre lo que quiero conseguir o hacer durante la siguiente semana, por ejemplo: ir al gimnasio tres veces durante la semana y enviar el informe de servicios del último trimestre.

Una vez que tengo decidido esos objetivos, voy desglosándolos en acciones más pequeñas, lo más ínfimas posibles. Por ejemplo, y siguiendo el ejemplo del informe, podrían ser:

  • recopilación de los datos
  • análisis de datos
  • redacción del informe
  • corrección.

Estas acciones ya parecen más asequibles, ¿no? Sin embargo, con una vuelta de tuerca, podríamos incluso desmenuzarlas un poco más. Fíjate:

  • Recopilación de los datos:
    • hacer una lista de qué datos necesito para el informe.
    • localizarlos y guardarlos en una misma carpeta.
  • Análisis de datos.
    • Ordenar sistemáticamente todas las variables
    • Crear gráficos descriptivos
  • Redacción del informe.
    • Invertir 30 minutos en hacer un borrador de los datos analizados
    • Guardar 30 minutos adicionales por si necesitase más tiempo.
  • Corrección
    • Invertir 30 minutos en mejorar la redacción del borrador.
    • Repasar errores ortográficos
    • Guardar y enviar.

Puede ser que abrume ver de repente tantas cosas por hacer, pero créeme que no es así. Cuanto más detalle tengas de todos los pasos que dar, menos tiempo tendrás que invertir pensando en cómo abordar la tarea. Y menos esfuerzo o carga mental es menos sensación de rechazo para ponerse manos a la obra.

Revisión semanal.

Durante la planificación semanal también procuro reflexionar sobre cómo ha ido la semana anterior. ¿He cumplido todos mis objetivos? ¿Al contrario? Si hay algo que se me atasca, ¿puedo desglosarlo en acciones más pequeñas? ¿Ha surgido algo que me haya impedido cumplir con lo que quería?

Esta pequeña reflexión me permite ser un poco más consciente de qué es lo que quiero hacer y por qué. Porque no quiero que mi agenda sólo sea un no parar de cosas por hacer y tachar. Quiero que haya un sentido en todo lo que hago.

«Quien mucho abarca, poco aprieta»

He caído, y sigo haciéndolo, en el error de querer marcarme muchos objetivos a la semana. Pienso que haciendo más, cumpliendo más, llegando a más voy a ser más. Pero lo que consigo al final es no hacer la mitad y tener que lidiar con una sensación de frustración innecesaria.

Contra esto, lo que me he propuesto es no marcarme más de dos o tres objetivos semanales, por ejemplo: ir al gimnasio tres veces por semana, terminar de escribir un capítulo de un artículo y organizar los detalles de un viaje que tendré en marzo.

Son objetivos que puedo ir desglosando a lo largo de mi semana sin que me parezcan nada difícil o pesado de hacer. Y a la vez mantengo otros hábitos, como incorporar más verduras a mis platos o leer todos los días antes de acostarme.

Creo que hay una delgada línea o un momento en el que un objetivo se convierte en un hábito, pero de eso podríamos hablar en otro post largo y tendido. Si os interesa, dejádmelo en comentarios para que os cuente con más detalle.

Y como quien no quiere la cosa, semana tras semana, voy consiguiendo hacer más cosas que tengo en mente y tachando muchos puntitos de mi bullet journal.


Espero que estos trucos te parezcan útiles y que puedan ayudarte en tu planificación. No dudes en dejarme un comentario si los pones en marcha y te dan resultado.

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. ¡Hola Carol!
    Me ha super encantado el post, y puedo confirmar que todo lo que dices es cierto. Yo antes también intentaba hacer millones de cosas al día y al final me agobiaba tanto que no tachaba ni dos… pero empece a organizarme como dices tu y repartirlas de mas a menos urgente y desglosando cada una en tareas mas fáciles y fue mano de santo. Cumplía casi todas al día y al final de la semana estaba todo finiquitado.
    Esta claro que todavía me falta muchísimo por aprender y llevar una organización optima jejeje pero espero que con tu ayuda lo consiga poco a poco por que estos posts tuyos son pura inspiración para mi y aprendo mogollón, así que muchísimas gracias.

    Besines

    1. ¡Hola, Alba! No sabes lo feliz que me hace que te haya servido de inspiración el post. Espero poder seguir trayendo más truqueles de organización porque no te vayas a creer, ¡yo también debería aplicarme de mi propia medicina! jajajaja Que también estoy lejos de tener una organización óptima, pero a base de prueba y error, descubro cosas que me funcionan y que espero que a ti y al resto también le puedan servir.

  2. jrgsanta

    Genial, me encanta tu uso del Bullet Journal, yo también lo utilizo y comparto contigo que una buena reflexión que sea retadora y realista es la que te permite conseguir los mejores resultados. Muchas gracias por compartir.

    1. No puedo estar más de acuerdo contigo en eso, en que cuando hay una buena reflexión detrás, todo cobra más sentido. Muchas gracias por tu comentario

Responder a Currently and Normal Cancelar respuesta