Comparaciones

¡Buenos días señores!

Hoy vengo con una entrada cortita pero con una pequeña reflexión sobre las comparaciones. Las comparaciones son odiosas, ya nos lo decían desde bien pequeños y aun así, alguna vez ha caído alguna perla tal que «mira tu prima, ella sí que…» o «mira tu hermano, él sí que…», u otras por el estilo.

He de admitir que en mi caso, raras eran las veces, pero sí alguna que otra como para que se me quedara grabada en el subconsciente. Si a eso le sumamos un pequeño punto de autocrítica (algunas veces destructiva), el conjunto es precioso para minarte la moral.

Con mi BuJo no es menos; me encanta inspirarme en diseños y formatos de otra gente. El problema es que cuando vuelvo a mirar el mío siempre me queda ese sentimiento de «meeeeeeh, los otros son mucho más bonitos» (y quien dice bonitos, dice cualquier otro adjetivo que implique que el resto son más mejor»).

La misma sensación tengo tambien a veces en otros aspectos de la vida, más si cabe con el auge de las redes sociales, donde todo parece que es mejor, más happy y lleno de aventuras que tu propia vida, normal y corriente.

Pues hoy quiero ponerme en pie de guerra contra este sentimiento. Quiero invitarte a ti, detrás de la pantalla, que si a veces te pasa lo mismo, te unas a mi. Que por una vez seamos más benevolentes con nuestra vida, nuestros detalles, esos que nos hacen ser lo únicos que somos. Que nos valoremos un poquito más y que agradezcamos por todo el camino recorrido hasta ahora.

¿Qué me decís, os unís a mí?

😉

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. currently

    Yo me uno!! 🙂

  2. Wasel Wasel

    Jajaja, qué identificada me he sentido con lo del bujo XDDDD

    Yo también me apunto 😛

  3. montse llamas

    Yo tamvién me uno. Las comparaciones son más que odiosas! 😉

Deja un comentario