Redacción científica: cómo se escriben los artículos científicos

Redacción científica: cómo se escriben los artículos científicos

Alguna vez he comentado ya que hace muchos años sufrí «el bloqueo del escritor» cuando me enfrenté a la redacción científica y que por eso abrí este blog.

El tipo de escritura para publicar un artículo científico sigue un método muy estructurado y nada creativo. Para mi gusto, es un tipo de redacción muy “encorsetada” que hace que el proceso de elaboración sea poco o nada divertido (aunque te guste escribir, como es mi caso).

Más allá de lo que piense yo de este tipo de redacción, me parece interesante contarte cómo se elabora, sobre todo desde que este año de #pandimiolocura todos nos hemos vuelto un poco expertos en artículos científicos.

Lo que te explico a continuación aplica sobre todo a las ciencias biológicas. Puede que para ciencias sociales u otras disciplinas haya pequeñas variaciones. Pero si hay un nexo en común es que publicar un artículo en una revista de divulgación científica es el culmen de nuestro trabajo. Se traduce en aportar valor al resto de la comunidad científica con la investigación que hemos llevado a cabo. Por eso, publicar un artículo supone mucha dedicación y mucho redactarlo es un arte en sí.

Dejando los romanticismos a un lado, voy directa al grano y te cuento todos los entresijos de las partes de un artículo científico. 

Las diferentes partes.

Como te decía, un artículo científico se estructura en 5+1 grandes partes. Las 5 grandes partes son:

  • Introducción
  • Material y métodos
  • Resultados
  • Discusión
  • Conclusiones

El +1 lo formaría el Abstract. Esta parte, en realidad, es lo primero que se encuentra tras el título del trabajo. Suele tener una extensión de 350 palabras y debe contener un súper resumen del resto de las partes que explico más adelante.

Tiene gran relevancia porque aquí se condensa el grueso de todo el artículo. Es lo primero que se suele consultar para saber si el resto del artículo puede ser de interés o no.

Como bien puedes imaginar, para escribirlo necesitas sacar a relucir tus mejores skills de síntesis para contarle al mundo en pocas palabras lo que has conseguido con tu gran investigación.

Introducción

En este apartado ponemos en antecedentes a nuestro lector. Lo situamos en nuestro campo de trabajo haciendo un pequeño repaso de lo que sabemos hasta ahora y de lo que nos queda por saber.

Planteamos también qué preguntas queremos responder con la investigación que hemos llevado a cabo, lo que se conoce como «hipótesis de investigación».

Material y métodos

En todo trabajo de investigación se siguen unos protocolos o una metodología de actuación. Vienen a ser los experimentos que hayamos llevado a cabo.

Todos esos protocolos deben estar reflejados en esta sección de la manera más clara posible para que cualquier persona que lea el trabajo sea capaz de replicarlo exactamente.

Es el equivalente a una receta de cocina. Si redacto la lista de ingredientes e instrucciones, quien quiera que lo lea debería ser capaz de replicar el resultado de la receta que tengo entre manos.

Con esto conseguimos hace nuestra metodología accesible y replicable y aseguramos la veracidad de nuestros resultados.

Resultados

En esta sección se describe todo lo que hemos obtenido después de nuestro experimento. Resultado de cálculos, observaciones, números, ¡absolutamente todo!

Siguiendo el ejemplo de la receta de cocina: no sólo hemos cocinado el bizcocho, si no que hacemos una descripción al detalle de cómo ha quedado: muy hecho, poco hecho, crudo en el interior, muy tierno, muy seco. To-do.

Discusión

Aquí viene GRAN meollo de la redacción científica.

Unos resultados pueden no decirnos absolutamente nada por sí solos. Pero si los aunamos con el conocimiento que hemos adquirido en nuestro campo de investigación, podemos darle un significado.

No sólo eso, si esta parte se llama discusión es porque discutimos la interpretación de los resultados basándonos en trabajos anteriores o conocimiento previo. ¿Te acuerdas cuando decía que en la introducción hacemos un repaso a todo lo que sabemos hasta ahora? Pues aquí es donde más necesitamos sacarla a relucir.

Es de esperar que antes de hacer nuestro bizcocho nos hayamos informado sobre gran parte de las harinas disponibles en el mercado y los hornos para su cocción, entre otras cosas. Así que si el resultado es que nuestro bizcocho sale más seco de lo normal puede ser porque la harina disponible haya sufrido un proceso de elaboración diferente o porque, quizás, nuestro horno no se ha comportado como esperábamos, por poner un ejemplo.

Conclusiones

Es el punto final a nuestro trabajo: qué hemos aprendido de todo lo que hemos obtenido.

Como aporte personal te diré que unas buenas conclusiones nunca son contundentes. Siempre suelen dejar la puerta abierta a más investigación. Primero, porque la ciencia es dinámica y, segundo, porque quizás con nuestra investigación hayamos dado lugar a más preguntas que, puestas en conjunto, puedan dar una imagen más global a lo que buscábamos responder en un principio.


Como puedes ver, escribir un artículo científico requiere muchísima dedicación. No se trata únicamente de escribir los resultados de un experimento y ya está. Detrás de los textos hay un trabajo de aprendizaje y adquisición de conocimiento muy profundo. Además de un ejercicio de reflexión muy metódico para poder interpretar resultados. A todo esto se le suma que, antes de publicarse finalmente, debe pasar los filtros de editores y otros expertos en la materia.

Espero que esta explicación te haya parecido interesante y que te ayude a darle el valor que se merecen los artículos científicos. Si tienes más dudas o te interesa este tema, no dudes en dejarme un comentario. Y si alguna vez te has enfrentado a la lectura o redacción de un artículo científico, me encantaría escuchar tu experiencia.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. petiteblasa

    Me ha parecido super interesante este post. La verdad es que no tenía muy claro cómo se estructuraban los textos científicos, así que… ¡Gracias! Una cosa que me encanta de esta clase de textos es lo que comentas en la parte de «materiales y métodos»: lo cuentan to-do para que otros puedan replicarlo. No se guardan las cosas por si se las copian, sino que las comparten precisamente para ver si alguien, copiando, amplía el experimento y surge nueva información. Es maravilloso.

    1. Me alegro que te haya gustado, Tania. Es así tal cual lo describes como se avanza: replicando y ampliando experimentos. No te voy a mentir tampoco: hay cierto oscurantismo según en qué sectores. Se guardan todo hasta que no esté publicado para que no «le pisen» el artículo. Pero creo que por suerte ya se va viendo menos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.